Tecnología

iPad Pro, la tableta que quiere enterrar al PC

 

Prueba de tableta iPad Pro

Prueba de tableta iPad Pro

En junio de 2010, Steve Jobs dio el primer aviso, el PC iba a morir a manos del iPad: “Los PC van a ser como los camiones, existirán pero únicamente una pequeña parte de la población los necesitará”, dijo durante una conferencia de diseño. Su visión es que serían aparatos pensados solo para tareas muy concretas. Han pasado más de cinco años y lo que se ha frenado ha sido la venta de tabletas. El iPhone es el amo y señor de las ventas de Apple, representa el 60% de sus ingresos, y ha cambiado por completo la industria de la telefonía. En su visión de esta era post-PC, él apostaba además por una relación más humana con la tecnología: “Se tiene una relación más directa e íntima con Internet, los medios de comunicación, las aplicaciones y sus contenidos”.

En declaraciones a The Telegraph, el actual consejero delegado, Tim Cook, ha apuntado en la misma línea que su mítico fundador para impulsar las ventas del iPad Pro: “¿Por qué comprar un PC? No, en serio, ¿por qué comprarías uno? El iPad Pro es un sustituto para el portátil o el escritorio para mucha, muchísima gente. Comenzarán a utilizarlo y llegarán a la conclusión de que no necesitan nada más además de sus teléfonos.”

Mañana miércoles se abren las reservas a través de Internet para comprar el iPad Pro, el segundo intento de Apple (ya sin su fundador presente) para hacer que el PC desaparezca, o al menos el portátil. La nueva tableta llega a las tiendas a finales de semana en más de 40 países, entre los que se incluyen España, México, Guatemala y Portugal. También Estados Unidos, por supuesto, pero ni Colombia ni Brasil.

Las risas y caras de sonrojo se multiplicaron durante la presentación del aparato en septiembre cuando un directivo de su enemigo número uno hace 20 años subió al escenario. Microsoft tendrá, como gran novedad, su paquete de programas para trabajar, Office, listo para sacar todo el jugo al aparato.

Esta no es la única alianza con fabricantes de software. Al contrario, será la clave para su éxito o fracaso. En una nota oficial Scott Belsky, vicepresidente de Adobe, creadores de Photoshop, ha apostado por la nueva tableta: “El iPad Pro permite nuevas formas de creatividad móvil que ayudarán a transformar la forma en la que trabajan las personas creativas. Gracias a la gran pantalla del iPad Pro y a su excepcional rendimiento, los creativos podrán sacar todo el partido de la familia de apps móviles Creative Cloud de Adobe. Por ejemplo, la capacidad de trabajar con imágenes de 50 megapíxeles en el iPad Pro con Photoshop Fix, y enviar luego esa imagen a Photoshop CC en el ordenador de sobremesa para seguir trabajando con ellas, es el tipo de colaboración que hace avanzar a la industria y de la que se beneficiarán millones de clientes de Adobe y Apple”.

Cuando Apple presentó el primer iPhone, en junio de 2007, Jobs hizo unas declaraciones llenas de polémica: “¿Quién querría un palito?”. Su empresa ha cambiado de idea. El comentario se dirigía a Samsung, su máximo competidor, pero también a la industria líder entonces, Palm con su Treo 700p. El aparato llega acompañado de un teclado y un lápiz ultrasensible que lo convierten en una alternativa real al ordenador. También su generosa pantalla.

El lápiz también cuenta con aliados dentro del mundo del diseño. Evi Meyer, consejero delegado de 3D UMake tiene una impresión muy positiva: “El iPad Pro y el Apple Pencil son la nueva libreta y lápiz. Gracias a su uso sencillo y a su potente capacidad de proceso, los diseñadores pueden aprovechar estas herramientas para potenciar su experiencia dibujando y elevar en última instancia su trabajo bidimensional a 3D”. El diseño en tres dimensiones, hasta ahora, era una de las grandes fronteras que tenían las tabletas.

El precio, de momento, es similar al de un ordenador de alta gama. El más modesto, con 32 gigas y solo wifi sale por 899 euros. El modelo con 128 gigas y conexión LTE alcanza los 1.299. A esto hay incluir los 109 del Pencil, el puntero ultrasensible. Y el teclado de 179 euros. Las fundas oscilan entre los 69 y 89 euros. Ni el teclado ni el puntero son necesarios para usarlo, depende de la aplicación que se utilice.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular

To Top