Deportes

Cinco grandes interrogantes de cara a la temporada 2016

Con los entrenamientos primaverales ya en progreso, decidimos pedirle a nuestros expertos que nos dijeran su opinión sobre las historias más grandes en el béisbol de cara al 2016.

 

No. 1: ¿Será este el año de los Cachorros de Chicago?

Jesse Rogers: Responder esa pregunta significa responderla dos veces – una vez en la temporada regular y otra en los playoffs. Sorprendentemente, los Cachorros solo han ido a la postemporada en años consecutivos desde que lo lograron en tres temporadas seguidas de 1906 a 1908. Desde ese entonces, casi todas las temporadas buenas de los Cachorros han sido seguidas por desastres. Y entonces llegaron el 2007 y el 2008. Los Cachorros ganaron la división en cada uno de esos años, pero no lograron una sola victoria en playoffs en alguno de ellos. Los Cachorros van a llegar a la postemporada en el 2016. Pero luego de eso, es tierra de nadie, ya que los playoffs son un juego de azar. Considerando que las probabilidades en este punto son de 1 en 10, sería difícil decir que este va a ser el año de los Cachorros. Pero ¿será su mejor oportunidad en décadas? Probablemente. Eso es lo más que uno se puede comprometer cuando se trata de los Cachorros. Ellos tienen un horrible pasado que superar.

Mark Saxon: No estoy tan dispuesto a montarme en el vagón de “los Cachorros van a llegar a la Serie Mundial” tan temprano como algunos de mis colegas. Incluso con la mágica temporada que tuvo Jake Arrieta al ganar el Cy Young, ellos terminaron terceros en su división en efectividad en el 2015, y no estoy convencido de que John Lackey pueda duplicar su actuación del 2015 a los 37 años. Los Cardenales de San Luis, los Mets de Nueva York y los Dodgers de Los Angeles todos tienen rotaciones profundas. Los Cachorros han enviado el aviso de que son un equipo de temer – probablemente por ahora y los siguientes años – pero todavía no han garantizado nada.

Christina Kahrl: La pregunta no debería ser si este equipo va a ganar la División Central LLN, sino por cuánto lo van a lograr. Los Cachorros tienen la mejor alineación en el béisbol y están listos para lograr cantidades industriales de apoyo ofensivo, con la posibilidad de lograr mayor producción con Jorge Soler y Addison Russell , que están listos para añadir sus nombres a la lista creciente de superestrellas de los Cachorros. Adam Warren puede hacer una gran diferencia si este equipo termina dándole un rol de alto nivel como preparador. Cualquier cosa puede ocurrir en una serie corta en octubre, pero si a Jake Arrieta no se le acaba la gasolina para el momento en el que los Cachorros lleguen a la SCLN – firmar a John Lackey ciertamente ayudará a darle a la rotación la profundidad para ser cuidadosos con eso – ellos lo pueden hacer, incluso ante los Gigantes en un año par o ante esa rotación de los Mets.

No. 2: ¿Podrán repetir los Reales de Kansas City?

Jerry Crasnick: Siempre es difícil predecir si un equipo puede sobrevivir tres rondas de postemporada y ganar un cetro, pero los Reales tienen todas las razones para creer que lo podrán hacer de nuevo en octubre. El reparto ofensivo del 2015 regresa casi intacto. Ellos añadieron al viejo amigo Joakim Soria al bullpen, y la rotación es profunda aunque no es espectacular. Vivan con los Reales por un tiempo, y se podrá entender el grupo tan unido que tienen aquí, y lo decididos que están a lograr cosas especiales. Si ellos pudieron ganar la Serie Mundial el año pasado, cuando los pronósticos los tenían ganando 72 juegos, ¿quién puede decir que ellos no podrán llegar lejos nuevamente?

David Schoenfield: ¿Adivinen qué? Las computadoras los atacan de nuevo. Un año después que el sistema de proyecciones de Baseball Prospectus PECOTA proyectó que los Reales ganarían 72 juegos, este año los tienen para ganar… 76 partidos. FanGraphs tampoco los estima demasiado. Considerando que los Reales seguían quejándose de las proyecciones pretemporada justo antes de comenzar la Serie Mundial 2015, esto añadirá algo de más incentivo a su actuación. Más importante aún, ellos firmaron de vuelta a Alex Gordon, siguen teniendo a Wade Davis en el bullpen, ellos seguirán jugando gran defensa y sus mejores jugadores están todos en el pico de sus carreras. Quizás la rotación no sea grandiosa, pero tampoco fue grandiosa la pasada temporada, y ellos ganaron 95 partidos.

Kahrl: No va a ser fácil porque todavía tienen grandes interrogantes sobre la profundidad de su rotación para sobrellevar la crudeza de una temporada de seis meses. Mucho dependerá de si Yordano Ventura finalmente da un gran paso adelante para igualar su gran velocidad, si Kris Medlen está saludable y puede sobrellevar la carga de trabajo de un abridor, y, por encima de todo, si el ex Padre Ian Kennedy puede ajustarse a la vida en la liga del bateador designado. Pero como probó el gerente Dayton Moore el año pasado al obtener a Johnny Cueto, los Reales pueden ayudarse a si mismos en la fecha límite de traspasos directos si esos “quizás” se conviertan en “negativos”. Al igual que la mayoría de los equipos en la LA, los Reales necesitarán tener un buen inicio y entonces conseguir un acuerdo parecido al de Cueto para poder aprovechar al máximo su oportunidad. Si vuelven a jugar en octubre, uno no querría ser el equipo que intente detenerlo en una serie corta: Los Reales van a encontrar la manera de vencerte.

No. 3: ¿Cuáles son las expectativas para los Mets de Nueva York y su rotación dominante?

Adam Rubin: No es secreto que los Mets tienen una rotación joven y de calidad, pero la misma podría ser aún más dominante en el 2016. Matt Harveytuvo efectividad de 2.71 en su primera temporada luego de recuperarse de su cirugía Tommy John, y con frecuencia los lanzadores lucen aún mejor en su segunda temporada luego del procedimiento (Adam Wainwright le recortó una carrera completa a su efectividad en el 2013). Noah Syndergaard y Jacob deGrom se han convertido en abridores élite, mientras que el zurdo Steven Matzestá invicto en seis aperturas en temporada regular en su carrera. Bartolo Colónes un buen cuidador de uno de los espacios en la rotación para otro joven as,Zack Wheeler, quien está pautado para volver de su cirugía Tommy John alrededor del 1 de julio.

Mark Simon: Los Mets del 2016 tiene una rotación de abridores capaz de regresarlos a la Serie Mundial, con cuatro brazos que están en su pico o a punto de entrar a la mejor etapa de su carrera. Jacob deGrom, Matt Harvey y Noah Syndergaard se combinaron para tener efectividad de 2.80 en 2015, y cada uno de ellos todavía tienen potencial de mejorar, ya que mostraron momentos de brillantez en la postemporada. Detrás de ellos está Steven Matz, quien se ubicó en el puesto No. 37 en la lista de los 100 mejores prospectos de Keith Law y tuvo efectividad de 2.27 en seis aperturas. La preocupación principal con ellos es la salud. Pero los Mets están fortalecidos para lidiar con eso, ya que tendrán a Zack Wheeler de vuelta para mediados de temporada. Y no olvidemos a Bartolo Colón, quien provee gran entretenimieto y los números de uno de los mejores quintos abridores en el deporte.

Eddie Matz: Colectivamente, Noah Syndergaard y Jacob deGrom tienen 200 por ciento de más experiencia en Grandes Ligas al entrar a la temporada 2016 que lo que tenían hace un año. Pensamiento atemorizante No. 2: Matt Harvey está más lejos de su cirugía Tommy John. Pensamiento atemorizante No. 3: Steven Matz reemplaza a Jon Niese. Sumen todo eso, y a pesar de lo ridícula que fue la rotación de los Mets en el 2015, en esta temporada podría ser aún más ridícula.

No. 4: ¿Podrán Zack Greinke y los Diamondbacks competir en el Oeste de la Liga Nacional?

Doug Padilla: Fue difícil decidir que era más valioso: La pequeña fortuna que necesitó dar Arizona para conseguir a Zack Greinke o la impresionante calidad de prospectos que tuvieron que dar para conseguir a Shelby Miller de los Bravos por la vía del cambio. Es fácil descifrar dónde están parados los Diamondbacks ahora mismo en el Oeste LN: Ellos son contendientes legítimos ahora mismo. Tienen un nucleo joven y talentoso junto a la mejorada rotación, que convertirá a los Diamondbacks en un evento que habrá que ver en el desierto y que los lleva de regreso a una fórmula que ya les dio resultado en el pasado: un par de caballos en la cima de la rotación que los lleva a un cetro. ¿Qué puede salirles mal? Los Diamondbacks no tienen tanta profundidad como sus rivales, así que la salud va a ser clave, especialmente para chicos como Paul Goldschmidt y A.J. Pollock.

Schoenfield: La primera salida que Zack Greinke haga ante los Dodgers ciertamente va a ser uno de los juegos que habrá que ver en la temporada. Entonces deberá tener otras cuatro o cinco salidas ante ellos. ¿Serán decisivos esos juegos en la división? Ciertamente es posible. Obviamente Greinke va a sentir presión para repetir la efectividad de 1.66 que logró el año pasado, así que los D-backs tienen que contar con que Shelby Miller, Patrick Corbin y Robbie Ray produzcan detrás de él. Si eso ocurre, podríamos presenciar una carrera entre tres colosos por el banderín del Oeste de la LN.

Crasnick: Las cosas no les salieron de acuerdo al plan a los Padres y los Marineros, dos equipos que entraron a los entrenamientos primaverales como favoritos de muchos hace un año. Pero lo Diamondbacks tienen suficientes piezas para ser una amenaza legítima. El perenne candidato al JMV Paul Goldschmidt lidera una ofensiva que llegó segunda en la liga con 720 carreras anotadas, y Zack Greinke y Shelby Miller van a proveer mucha cobertura en la cima de la rotación. Los Diamondbacks necesitan a Welington Castillo que lleve la carga como su receptor abridor y que Yasmany Tomas muestre más que lo que mostró como novato, y Patrick Corbin, Robbie Ray y Rubby De La Rosa tendrán que hacer el trabajo en los puestos 3-4-5 de la rotación. Pero por lo menos, los D-backs volverán a ser relevantes en el Oeste de la LN. Si algunas cosas salen bien, ellos estarán a la par con los Gigantes y los Dodgers al llegar septiembre.

No. 5: ¿Qué tipo de temporada esperan de David Ortiz(su última) y los Medias Rojas en el 2016?

Andrew Marchand: La temporada de los Medias Rojas se va a centrar alrededor de la gira de despedida de David Ortiz. Aunque las recientes despedidas de Mariano Rivera y Derek Jeter no acabaron con un boleto a la postemporada, Ortiz y los Medias Rojas podrían ser los favoritos para ganar el Este de la LA. En la segunda mitad de la pasada temporada, ellos lucieron como uno de los equipos más fuertes en la LA. En esta temporada baja, ellos añadieron a David Price y Craig Kimbrel. Si ellos pueden recibir producción dePablo Sandoval y Hanley Ramírez, la gira de despedida del Big Papi podría extenderse hasta su mes favorito: octubre.

Kahrl: Sr. Sulu, es hora de aumentar sus expectativas a ‘santo cielo’ porque Boston va a ser contendiente al banderín divisional en una dura División Este de la Liga Americana. Pero tienen tres preguntas que deben responder: ¿Podrá su reconstruido bullpen compensar por su falta de rotación más allá de David Price? ¿Podrán lucir bien sus jóvenes jardineros? ¿Podrán los veteranos Dustin Pedroia, Hanley Ramírez y Pablo Sandoval tener temporadas saludables y efectivas? Cuenten con que al gerente Dave Dombrowski no le va a temblar el pulso para echarle mano a su sistema de fincas, catalogado como uno de los 10 mejores, para rellenar posibles huecos y darle a David Ortiz una despedida apropiada porque una cuarta temporada seguida de 30 jonrones y 100 remolcadas es totalmente lograble para el Big Papi en su campaña final. Comiencen a escribir sus letreros y cartas de “Por favor, no te vayas” desde ahora.

Simon: David Ortiz ha dejado una impresión poderosa en sus primeros 19 años en las Grandes Ligas. Su adiós no se debe a un declive en su producción: Ha bateado al menos 30 jonrones y remolcado 100 carreras en cada una de las pasadas tres temporadas, y se puede alegar que podría tener una de las mejores últimas temporadas en la historia. Entre las marcas que podría alcanzar en su gira de despedida: Necesita 18 jonrones para alcanzar a Ted Williams en la lista de jonroneros de todos los tiempos.

Lo que va a ser interesante es ver como los otros equipos y sus fanáticos recibirán a Ortiz, dadas las sospechas de su uso de esteroides en el pasado. Esto aplica especialmente a Nueva York, donde Ortiz no es precisamente querido por los fanáticos de los Yankees. Esta gira de despdedida será diferente a las que vimos con Chipper Jones, Mariano Rivera y Derek Jeter. Definitivamente habrán momentos de intriga.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular

To Top